Desde la selección de los productos de cuero más refinados hasta el pulido final, este producto ha sido sometido a sesenta operaciones manuales.y ha requerido entre 45 y 55 minutos de trabajo.

Los patrones individuales para cada una de las  piezas de cuero en nuestros productos se realizan a mano. Con el fin de garantizar un procesamiento óptimo de nuestro cuero, rebajamos cada pieza de cuero en nuestro taller.

Mientras que la pieza completa de cuero se rebaja cuando se divide en capas de apenas décimas de milímetro de grosor, solo los bordes exteriores de la piel se rebajan en la máquina de tal manera que la piel se puede martillar o doblar. 

 

La pieza básica de cuero también sienta las bases para una costura precisa y bonita en el producto final. Después de todo, las costuras perfectas solo se pueden lograr cuando varias piezas de cuero superpuestas y procesadas se han rebajado con precisión.

Los cortes en blanco para nuestros productos se perforan individualmente  a mano con ayuda de una troqueladora giratoria. 

Son los cortes que posteriormente sirven para con el forro, introducir la parte que tiene que ser el acolchado de la correa. 

Las series en correas planas son troqueladas en línea en troqueladora de  mesa.

Los puntos en cada producto se ejecutan con precisión y una habilidad especial e intuitiva. 

La línea lateral (fileteado), hecha a mano con una herramienta candente, da una terminación impecable a la correa.

Teñimos y afilamos los bordes de nuestros productos al menos tres veces a mano en nuestro taller.

Nuestros productos están cosidos a mano en nuestro estudio de costura. Diferenciamos entre la puntada de estudio (que está cosida con una aguja y un hilo) y las puntadas a mano clásicas (que usa dos agujas y un hilo).  Una vez que todos los puntos necesarios han sido preperforados, nuestros productos son cosidos a mano con solo un hilo y dos agujas alternas, después de lo cual cada puntada se tira con fuerza. La primera puntada se  realiza dos veces con ambas agujas, al igual que la última puntada, que también tiene doble nudo.

Como solo usamos un hilo, es imposible tirar de la puntada, a diferencia de las puntadas mecánicas con hilos superiores e inferiores separados.

Muchos productores de artículos de cuero de alta calidad aún mantienen la tradición de las costuras clásicas de talabardero. Estamos rgullosos de ser uno de ellos. Refinada como la costura  a mano, esta tradición sigue viva en nuestras correas de reloj hechas a mano, demostrando una vez más que es la mejor técnica. Hay una buena razón para esto: cada movimiento de  la mano contribuye a la calidad del producto final. Solamente las costureras necesitan media hora para una correa de reloj cosida a mano.

  • Facebook
  • Instagram
oo.png
2849824-basket-buy-market-multimedia-sho
ATELIER FERRER 2021